lunes, 17 de febrero de 2014

El lobo calumniado



Los juicios justos, justos y el derecho de los acusados a ser escuchados.

El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y lo cuidaba, intentando mantenerlo limpio y arreglado.
Entonces una mañana soleada, mientras yo estaba recogiendo basura dejada por algún excursionista, oí unos pasos. Me escondí detrás de un árbol y vi una muchacha más bien fea que venía por el camino con un cesto. La niña me pareció sospechosa por la forma tan curiosa en que iba vestida, todo de rojo y con la cabeza cubierta por una capucha, como si no quisiera que nadie supiese quién era. Naturalmente, la detuve para averiguar algo. Le pregunté quién era, adónde iba, de dónde venía y todo eso. Me contó, cantando y bailando, una historia sobre su abuela, a la que, según dijo, iba a ver con un cesto de comida. En principio parecía una persona honrada, pero estaba en mi bosque y la verdad es que tenía un aspecto sospechoso con su extraño atuendo; así que decidí enseñarle lo serio que es cruzar el bosque haciendo cabriolas, disfrazada y sin avisar previamente.
Dejé a la niña seguir su camino, pero yo corrí a casa de la abuela. Cuando le expliqué mi problema, la buena señora convino en que su nieta necesitaba una lección. Estuvo de acuerdo en esconderse hasta que yo la llamase, y se metió debajo de la cama. Cuando la niña llegó, la invité a pasar al dormitorio, donde yo estaba acostado y vestido como la abuela. Ella entró, toda sonrosada, y dijo algo desagradable sobre mis grandes orejas. Como ya me han insultado otras veces así, lo tomé lo mejor que puede, y le dije que mis grandes orejas me ayudaban a oír mejor. Lo que quería decirle es que la apreciaba y quería prestar mucha atención a lo que estaba diciendo; pero a continuación me dirige otra burla sobre mis ojos saltones. Pueden hacerse una idea de cómo estaba empezando a ponerme la niñita, en apariencia tan educadita paro luego tan desagradable. De todas formas seguí con mi política de poner la otra mejilla y le dije que mis grandes ojos servían para verla mejor. Pero su siguiente insulto de verdad que me llegó al alma. Ya saben el problema que tengo con mis dientes salidos; bueno, pues la niña me soltó una broma muy insultante sobre ellos. Sé que debería haberme controlado, pero lo cierto es que salté de la cama y le gruñí diciendo que mis dientes me servirían para comerla mejor.
Bueno, hablando en serio, todo el mundo sabe que ningún lobo se comería jamás a ninguna niñita, pero la muy estúpida se puso a correr por toda la casa chillando, y yo detrás para tranquilizarla. Me había quitado ya las ropas de la abuela, pero esto sólo empeoró las cosas. Y de pronto la puerta se derrumbó con estrépito y apareció un enorme leñador con su hacha. Le miré y me di cuenta de que me había metido en un buen lío, de forma que salté por la ventana que estaba abierta.  Ojala la cosa hubiera terminado así.
Pero la tiparraca de la abuela nunca contó la otra versión de la historia, y enseguida se corrió la voz de que soy un tipo malo y agresivo. Todos empezaron a evitarme. No sé qué habrá sido de la niñita con su estrambótica caperuza roja, lo que sí sé es que yo no he vuelto a vivir feliz después de encontrarme con ella.
Lief Fearn.
http://www.amnistiacatalunya.org/edu/2/jj/jud-caperucita.html

miércoles, 12 de febrero de 2014

CAPERUCITA ROMBOIDE


¡Niña!
Si mamá.
Pon tu caperuza,
acércate a la cocina,
coge una cestita de mimbre,
mete un tarro pequeño de miel,
pon también una torta que he hecho
y llévaselas a tu abuela que está enferma.
Pero ten mucho cuidado al ir por el bosque.
Si encuentras al lobo no te detengas a contarle nada.
Caperucita roja se viste muy contenta y se va.
 Se para a recoger flores por el camino
y a comer riquísimas fresas y moras.
Los leñadores talan ya los árboles.
De repente surge un animal.
Sus dientes son blancos.
Sus ojos brillan
¡El lobo!
¿Pero?
¿qué pasa?
La niña ríe.
Le habla al lobo.
No es nada prudente.
Incluso le pregunta quién es.
El bicho se hace el lobo bueno.
Los dos charlan al lado del camino.
¿Dónde vas Caperucita Roja? le dice el lobo.
A casa de mi abuela a llevarle riquísima  miel.
¿Dónde vive tu abuela, niña? Pregunta el gran animal.
 En las afueras del pueblo, cerca del bosque.
Entonces vamos juntos, le dice el lobo.
Yo caminaré por el atajo de aquí,
tu acércate por el de allá.
¿A ver quién gana ahora?
¿Estás de acuerdo niña?
Me parece bien
¡En marcha!
¡Vamos!
Ya 
¡A correr!
El lobo veloz
Y la niña  pasea.
El lobo llega al pueblo
Se come rápido a  la abuela.
Y se acuesta después en su cama.
Se ha vestido con el gorrito de encaje.
La niña llega  más tarde a la  casa pequeña.
Llama a la puerta, y el lobo le responde susurrando:
-Pequeña tira del pestillo y la puerta se abrirá.
Caperucita Roja entra sin miedo en la casa
Y dice: ¡Qué brazos tan grandes tienes!

Niña, ¡Son para abrazarte mejor!

¡Qué dientes tan grandes tienes!
Para comerte mejor niña
El animalazo salta
Pobre pequeña
¡Socorro!


Traducción y adaptación a partir del cuento de “Le petit Chaperon Rouge” del libro “LES CONTES DU MIROIR” de Jak Rivais.  

miércoles, 5 de febrero de 2014

Caperucita en el cine

Estas son las palabras de Loli maestra de una de las escuelas por las que pasó la exposición:

Hola Teresa, aquí te envío un pequeño montaje que realizamos con el cuento de  Caperucita. Les comentamos en una reunión de madres y padres que teníamos la exposición de Caperucita y ellas se ofrecieron para realizar el cuento.
Primero lo representaron para los niños de Infantil, seguidamente a los de primaria y todos quedaron entusiasmados.
Gracias por compartir con nosotras el material de Caperucita, sin ello, quizás no nos hubiésemos planteado realizar ésta experiencia tan enriquecedora.
Un saludo.
Loli.

video